A propuesta de VOX, el soporte necesario del Gobierno de Jorge Azcón en Zaragoza, va a debatir el ayuntamiento si cambia el nombre de una calle del municipio zaragozano. Se trata de la calle Margarita Nelken que la ultraderecha quiere cambiar y dedicarla a Calvo Sotelo.

El mismo ayuntamiento que incumple la ley de Memoria democrática de Aragón, y mantiene en su callejero a insignes franquistas como el Arzobispo Domenech, Allue Salvador y Gonzalo Calamita, quiere ahora borrar el nombre de Margarita Nelken del callejero.

Margarita Nelken, mujer que destacó en la cultura y en la escritura en unos tiempos en los que la mujer no tenía nada fácil andar esos caminos, fue también activista defensora de los derechos de las mujeres. Durante la República fue elegida diputada por el PSOE y, junto a Victoria Kent y Clara Campoamor las únicas tres mujeres que tuvieron acta de diputadas.

Se afilió al PCE cuando estalló la sublevación fascista, participó activamente en los frentes de Extremadura y Toledo y luchó en la defensa de Madrid.
Se exilió a Francia y ayudó a las organizaciones que trabajaban con el exilio español.

Margarita Nelken fue reconocida internacionalmente como una figura importante de la cultura, además de una de las mejores críticas de arte de la época.

Falleció en el exilio, en 1968, en Méjico.

No podemos dejar que quiten su calle, no podemos dejar que se borre su recuerdo y homenaje. Por eso nos situamos al lado de quienes se movilizan para ello

Margarita Nelken no se toca